La práctica hace al maestro. Mejorando con los años.

Entrenamos, competimos, nos caemos, nos levantamos, aprendemos, volvemos a entrenar, volvemos a competir, cuidamos los detalles, seguimos entrenando, aprendemos, descubrimos y cuidamos más detalles, volvemos a entrenar, volvemos a competir y resulta que las cosas salen.

Perseverancia, constancia, ganas y saber que siempre y sin excepciones el trabajo bien hecho antes o despues da sus frutos.